Cargando...

Plan de vuelo familiar

Plan de vuelo familiar

Uno de los factores que cobran gran relevancia en el funcionamiento familiar es la existencia de una misión y una visión común, que les permita caminar hacia objetivos comunes, a partir de la inversión de las potencialidades de cada integrante, para alcanzar el fin personal: crecer en la ayuda a los demás y en la búsqueda del bien común.

En este sentido en el transcurrir de la cotidianidad, es importante añadir perfección a cada una de las acciones que se realizan en el marco familiar, construyendo el hogar como un espacio confortable, que responda a las necesidades de cada persona, que acoja a cada ser humano, que reconozca la singularidad de cada individuo y le permita ser autentico y aportar al grupo sus talentos, sin convertir las metas familiares en fuente de tensión más que de inspiración.

Pero ¿qué hacer cuando a pesar de los esfuerzos, un integrante de la familia o el grupo en general parece salirse del rumbo trazado en conjunto?

Como lo plantea Stephen Covey en su libro “Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas”, las familias se comportan como el vuelo de un avión “antes de despegar, los pilotos tienen un plan de vuelo; saben exactamente a donde va y despegan de acuerdo con su plan de vuelo. Pero durante el vuelo, el viento, la lluvia, las turbulencias, el tráfico aéreo, los errores humanos y otros factores actúan sobre ese avión, lo mueven ligeramente en diferentes direcciones…” sin embargo el avión llegará a su destino, “a partir de la visión, el plan y la habilidad de volver al camino correcto”.

En este sentido la familia, debe regresar constantemente a revisar su “plan de vuelo”, volviendo a su misión, visión y objetivos como grupo; para asegurarse de mantener la cohesión alrededor de la lucha por las metas comunes, con la certeza de que no hay familias perfectas, sino familias con la capacidad de reconocer sus errores y límites, así como sus potencialidades, y de tener claro los principios y valores que le dan norte como grupo.

Esperamos que la lectura haya sido grata, te invitamos a reflexionar alrededor de las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo está hoy el plan de vuelo de mi familia?
  • Refiriéndonos a Covey, ¿Hay turbulencia?; ¿Van en modo crucero?; ¿Se dirigen al mismo destino?

Darlen y Oveida.

Compartir en redes sociales
Participe y comente esta publicación